Los “Talent Show” o concursos de talentos son tan viejos como el aparato de televisión marca “Talent” y vendrían a ser como la versión participativa de los viejos programas de presentaciones musicales. Le contamos a los más chicos que antes la televisión hacía terribles programas ómnibus de varias horas de duración en donde se presentaban artistas consagrados o aquellos que venían más o menos en alza. En Estados Unidos, acaso el más famoso fue “The Ed Sullivan Show”, que empezó a emitirse en 1948 y llevó a The Beatles, los Rollings Stones y a pibes como éste…

Estos programas, habitualmente semanales, tenían su correlato en nuestro país, y muchos años antes que “Ritmo de la Noche” de Tinelli y el “Hacelo Por Mí” de Pergolini, teníamos al querido Pipo Mancera y sus “Sábados Circulares”. Y miren a quién presentaba de la gran corbata cuando decía que iba a ser “el futuro gran astro”!

A decir verdad, estos no eran concursos, sino shows de artistas con posibilidades de consagrarse. En algún momento los productores se dieron cuenta que era mejor gastar dinero en otra cosa que no sea garparle a estos tipos, porque gente anónima que quería ser famosa había a montones… ¡¡y gratis!!. Entonces, ¿qué mejor que el concurso de talentos, en donde las personas serían capaces de inmolarse en una especie de karaoke universal, sólo por sus cinco minutos de fama? El primer programa de este tipo fue yanqui, por supuesto, ellos inventan todo, y se llamaba The Original Amateur Hour (algo así como “La hora amateur original”) que se transmitió por radio y TV a partir de 1934 y hasta 1970.

La gente votaba por teléfono y por medio de una casilla de correos (nada que ver con la app de “Elegidos  o los programas modernos), y los que ganaban cada semana eran invitados a participar en la siguiente. Luego hacían los ganadores del mes y a fin de año éstos participaban de las finales por… DOS MIL DÓLARES!! Varios fueron los conductores del programa durante sus 36 años (la verdad es que se iban muriendo de viejos), aunque el más conocido fue quien aparece en el video de arriba, un tal Ted Mack, El hombre se volvió una celebridad en su país como presentador, no así las personas comunes que se presentaban a cantar allí, de donde no salió casi ninguna estrella, salvo Pat Boone,  un blanquito que hacía blues y rock y que realmente trascendió con temas como éste…

En el mundo hispano parlante, los shows de talentos tardarían bastante en aparecer. En el 2001 se emite en España el primer “Operación Triunfo” cuya final fue el programa de televisión más visto en la historia de ese país. La ganadora fue una tal Rosa López que acá en Argentina no la juna nadie, aunque sí conocemos al que salió segundo… el señor David Bisbal. El muchacho de muchos rulos es el ejemplo que… “bancarse ser segundo, también es ser campeón…”.  Pero al tercero, David Bustamante  y a la cuarta, la marplatense Chenoa  también les fue muy bien, vendiendo aún hoy millones de discos. Pero de la primera no se acuerda nadie, vamos a ser sinceros.

El Show Talent cruza el charco a la Argentina y el primer año que se hace uno es con un formato de origen australiano que se llamó “Popstars” y cuyas ganadoras fueron este grupo de guapas mujeres…

A estas chicas les fue muy bien…, pese a que ganaron el concurso, todo lo contrario a lo que pasó en España. El reality terminó cuando el quinteto quedó conformado y grabaron su primer disco (adivinen cómo se llamaba… ¡si! “Bandana”) Con la misma formación alcanzaron records de shows en el Teatro Gran Rex haciendo más de 100 presentaciones, giras en Sudamérica, Estados Unidos y España. En el 2002 fueron las primeras argentinas en grabar la banda de sonido de una película de Disney (Lilo and Stitch), y fueron la primera y única banda de Pop Argentino que apareció en la revista Billboard de Estados Unidos. Filmaron una película que se llamó “Vivir Intentando” con records de críticas malas (para La Nación fue directamente “pésima”), pero bueno: todo no se puede. Aún así recibieron los premios Gardel, MTV y Martín Fierro y llevan vendidas a nivel internacional 16 millones de copias con eso de “Dance, dance, dance, hoy tu sueño es real“.

El reality “Operación Triunfo” que lanzó a la fama a Bisbal, recién llega a la Argentina en el 2003. Hace cuatro temporadas, pero la primera es la más vista… y otra vez aparece la maldición del ganador. El más votado por la gente es un rionegrino de lentes, Claudio Basso, que le estaba yendo bastante bien, con dos discos, varias giras, etc… hasta que tiene un terrible accidente de tránsito del que se recupera, pero lo mantiene alejado de los escenarios. Pero le fue un poco mejor  – otra vez – al que salió segundo, un chico humilde que trabajaba de albañil y que se llama Pablo Tamagnini

El pibe más o menos pegó una carrera en el género romántico, a tal punto que esta canción fue el tema de una novela con Solita Silveyra y el otro grandote que no me acuerdo cómo se llama. Tamagnini ganó algunos premios… algunas minas… y bue… una vez más, Cebollita fue el Campeón”, esperemos que se haya podido comprar un departamento en Almagro o Balvanera, al menos.

Gran parte de los ganadores de estos shows son de géneros como el “melosoico”, “empalagosístico”… “románnnn…riquélmico” ( es decir, un poco lentos). O a lo sumo con un poco de suerte, algo poperos”. Siempre hay un romántico entre los primeros lugares de “Soñando por Cantar  marcado por el insoportable “Daleeee…” de Mariano Iúdica, en “Talento Argentino o también en “La Voz Argentina” Se supone que son los géneros populares, como el algodón o el poliéster. Hay que irse a Uruguay  para encontrar un grande del rock que haya salido de un concurso. Fue en el segmento “Generacion 96”, organizado por el programa Control Remoto del Canal 10 y la banda que salió de allí sigue tocando, la sigue rompiendo y se llama “La Vela Puerca”

En otras latitudes, “Mecano”  de España ni siquiera clasificó a las finales del concursoGente Jóven”,  en el cual debutó en el año 1979. La desarreglada Susan Boyle  de Britain’s Got Talent salió segunda, y cinco chicos que salieron terceros (si… ¡terceros!) en “El Factor X” británico  luego formaron “One Direction”,  esa especie de “Backstreet Boys más millennial que sólo en la última gira recaudaron 300 palitos verdes. Con la guita que hicieron podrían haber comprado al jurado que les dió el último escalón del podio, sólo para usarlos de barrefondo en la pileta de la mansión.

Pero como todos sabemos el mundo empieza y termina en Bahía Blanca, ciudad sede de este maravilloso programa de radio  Por nacer entre océanos y pampa, también nos tocó ver crecer ganadores de concursos de talentos. El antecedente más cercano es del rapero Matías Carrica, (no dejés de escuchar la versión que hace con Victoria Bernardi en este enlace , otra concursante del programa que nos encantó). El bahiense, con su particular estilo musical, sus letras de protesta y su innegable carisma ganó en el 2015 en “Elegidos, la música en tus manos“. Antes, en el 2002, la segunda temporada de Popstars haría saltar a la fama a este grupo…

Los Mambrú, otro quinteto versión cromosoma XY de “Bandana”, resultó un exitazo una vez terminado el programa, con recitales en Velez, giras internacionales y su disco debut convertido en Triple Platino. De los cinco miembros originales de Mambrú, cuatro han hecho otros proyectos después de la banda, uno de ellos (Gerónimo Rauch)  “la rompe” haciendo comedia musical en Londres, pero el que se fue apenas a los ocho meses de alcanzado el éxito popular es nuestro vecino Milton Amadeo,  que llegó a tocar con su admirado Javier Malossetti,  el cual a su vez participó en su primer álbum “No es real”, de donde compartimos este tema porque sí, porque es un temón, qué quieren que les diga y es una buena forma de cerrar el apartado de Mambrú.

La modalidad “Concursos de Talentos” llegó para quedarse. Evolucionó desde el “Aplausómetro del “Yo Sé” de Feliz Domingo  (donde se presentó por primera vez Elena Rogers ) hasta las apps para mandar votos. También cayó la barrera del prejuicio por la cual si salías de una competencia de “la caja boba” después nunca más llegabas a nada. Es probable que estos programas tan populares logran de alguna forma amalgamar dos cualidades innatas del ser humano: la emoción por la música y la pasión por competir, apoyando a un participante u a otro, como si fuese un partido de fútbol. Al final del día ganan todos: el artista que se hace conocer, el espectador que se divierte y los productores que la levantan con pala. Y a veces aparecen algunas joyas que -aún siendo “Cebollitas“- reúnen las condiciones para ser grandes artistas.

Por eso para cerrar este informe te presentamos a esta pequeña, Courtney Hadwin , que se subió al escenario en el “America Got Talent del año 2018 con apenas 13 años. La rompió con su voz, con su performance al estilo Janis Joplin y con su personalidad.. aunque tampoco ganó el concurso, por supuesto. A little onion! Te dejamos su primer presentación acá. Y ahora te toca a vos: buscala, seguila, escuchala de vez en cuando y cuando sea realmente famosa (esperemos que si) acordate que la conociste gracias al Blog de “Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo”.